Womity en El Confidencial

Womity: la herramienta para tomar decisiones en grupo en Internet

¿Hay algo para lo que no sirva internet? Con el tiempo hemos visto que la Red ha acabado teniendo usos que ni en sueños habríamos imaginado. Pero nuevas prácticas como el crowdsourcing han provocado que la tecnología se acabe poniendo al servicio de los intereses más variopintos.

Una de estas propuestas nos llega de Carlos Krauel, Tess Oriol, Andrés Echecopar y Gonzalo Vilaseca, cuatro empresarios españoles que han lanzadoWomity, una herramienta para la toma de decisiones en grupo, o para recibir consejos de amigos. Womity proviene de “word of mouth community” (comunidad del boca-oreja), convirtiendo su plataforma en un espacio donde aumentar la probabilidad de acierto en cualquier toma de decisión.

“La clave es el boca-oreja”

La idea surgió de Carlos Krauel, un empresario catalán fundador de Global Marketing Turístico y ahora director general de Womity: “Las Redes Sociales improvisan el papel de las marcas. Las marcas improvisan sus estrategias y tácticas dentro de las redes. Womity nace con el propósito de diseñar un espacio donde los usuarios y las marcas interactúen de forma natural, donde todos tengan su papel. Y la clave es el boca-oreja”. 

La inversión inicial del proyecto la han aportado los cuatro socios fundadores, que ahora abren la posibilidad de entrar en Womity a nuevos socios capitalistas.

En esta primera fase, lanzada hace apenas dos meses, han conseguido más de 6.000 usuarios  registrados. Según Tess Oriol, Womity “cubre una necesidad real: facilitar la toma de decisiones en grupo. ¿Quién no ha recibido más de 50 emails para decidir el regalo de un amigo? Con Womity se terminaron los interminables e-mails en cadena. Se trata de una herramienta democrática y libre, todas las opiniones tienen el mismo peso y se pude valorar cualquier cosa: regalos, viajes, restaurantes, jugadores de fútbol…”.

El hombre que dejó de tomar decisiones

Para la promoción, Womity ha creado una serie de vídeos alrededor de Álex Barbarán, un ingeniero de seguridad informática, que tras equivocarse en el 77,3% de sus decisiones y ser abandonado por todas sus mujeres, decide no volver a decidir, y que a partir de ese momento los demás decidan por él. Como poco, original.

LEER ARTÍCULO COMPLETO